30 Días Sin Televisión

Hace unos días publiqué un artículo sobre el método de los 30 días de prueba para el éxito, y ya que consideré que no es suficiente con tan solo comprenderlo y palticar sobre el, tomé la decisión de llevarlo a la práctica con alguna de las muchas áreas de mi vida que deseo mejorar.

Lo primero que vino a mi mente fue el hecho de que considero que pierdo mucho tiempo viendo televisión, y aunque soy un televidente estándar (normalmente veo la TV por 2 o 3 horas diarias y unas 4 horas los fines de semana), este tiempo podría ser ocupado de mucho mejor forma en actividades mucho más productivas. El día de hoy cumplí una semana con el reto (inicié el 26 de noviembre) y realmente no he extrañado mucho la TV, aunque he notado que obviamente ando algo atrasado en noticias y en las series de televisión que acostumbro ver. 
Algunas razones que me impulsaron a ponerme este reto son:
  • En muchas ocasiones he ido a dormir muy tarde al estar viendo algún programa de TV.
  • La TV como sabemos es bastante adictiva.
  • La mayor parte de los programas y comerciales de TV contienen información que no nos ayudan a mejorar nuestras vidas.
  • La TV nos roba tiempo que podemos ocupar en actividades mucho más beneficas (ejercicio, lectura, convivencia familiar, etc)
  • La TV nos hace sedentarios
  • Etc.
Cambios notables durante el reto de 30 días sin TV
  • Al no poder ver televisión he desviado mi interés sobre otros medios como la radio, a la cual pongo más atención, aunque no le invierto mucho más tiempo del acostumbrado.
  • La mayor parte del tiempo sin TV lo he dedicado a la lectura, y he avanzado bastante con el excelente libro de Steve Pavlina Personal Development for Smart People.
  • Por una parte, tengo que desconectarme del resto de mi familia (que si ve televisión) y por otra parte ya no existe la desconexión que se daba cuando yo veía televisión, lo cual resulta bastante irónico.
Dificultades con el reto de 30 días sin TV
  • Ya que el reto lo estoy llevando a cabo de forma individual, mi esposa y mi hijo siguen viendo TV de forma cotidiana, así que frecuentemente tengo que cambiarme de habitación o hacer hasta lo imposible por no clavar la mirada en la Tv cuando está pasando algún programa o película que normalmente me interesaría.
  • El mismo día en que inicié el reto,  una compañera de trabajo tuvo la brillante idea de llevar a la oficina una TV portatil que tiene encendida la mayor parte del día, por lo que he tenido que aprender a no distraerme con esta, lo cual he logrado de forma aceptable.
Beneficios del reto de 30 días sin TV
  • El día parece un poco más largo. Por lo cual tengo la posibilidad de hacer una mayor cantidad de actividades.
  • Mayor tiempo dedicado a la lectura. En estos días he tenido un importante avance en la lectura del libro Personal Development for Smart People.
  • No compito más por el control remoto. Por primera vez en mucho tiempo dejé abandonado el contro remoto de la TV y ya no me veo tentado a cambiar las caricaturas de Ben 10 que ve mi hijo de 3 años, por una película de acción o un partido de futbol.
  • Desarrollo de mi voluntad y confianza en mi. Llevar a cabo un reto de esta naturaleza requiere de una gran fuerza de voluntad, pero al lograrlo por un día más la voluntad y la confianza se fortalecen considerablemente.
Lo que más extraño:
  • El futbol y los programas deportivos. En estas epocas se están jugando las finales del torneo de futbol en México, las cuales obviamente no podré ver.
  • Noticias por la mañana. He tenido que despedirme del noticiero de Loret de Mola, así que tengo que consolarme con los programas de radio de Pedro Ferriz y Ruiz Healy.
  • La Academia. Con un poco de pena tengo que confesar que soy fan del cada vez más soso y ridículo programa de TV Azteca, asi que Gavito y compañía tendrán que esperarme hasta el 26 de diciembre, si es que el programa no acaba antes.
A pesar de lo anterior, este reto ha sido bastante interesante para mi y creo que lo beneficios superan por mucho a las desventajas que pueda tener. De verdad los invito a utilizar este método para poner en práctica cualquier buen hábito que quieran desarrollar y si gustan, comenten también aquí sus experiencias.
Artículos Relacionados:
Publicado en Desarrollo Personal, Recomendaciones Etiquetado con: , , , , ,
2 Comentarios en “30 Días Sin Televisión
  1. Gonzalo Lara dice:

    Estimado: ante todo, una felicitación por esta excelente decisión. Yo tengo 32 años y llevo como 17 de no ver la tele; en serio, es decir, de chavito empecé a enfurecerme con toda la frándula del canal de las estrellas, sentia todo mariconete, joto, afeminado, soso, idiota, y entré al fabuloso mundo del rock altamente pesado, el cual me llevó a aprender inglés por gran interés en las rolas, revistas, bandas, etc.; el mismo rock me llevó a la literatura, desde Allan Poe, Lovecraft, hasta Historia, Filosofía, etc. Creo q me hizo crítico de todo y hasta ahora creo serlo medianamente, pues.

    Cuando digo q no la veo, quiero decir q no llego de la calle, o me paro, o me voy a acostar y la prendo, no tengo un programa especial (salvo, claro, 10 años de los Simpson, q ya hace un rato q no veo), me caga el fut, vi el basquet hasta el 92, llego a ver alguna película del 22 o el 11, pero todo muy esporádico. Quizás ayuda q nunca he tenido cable, salvo un ratito en la adolescencia y nomás veía Headbangers y beavis and butthead, en MTV antes de q este canal se volviera sectario y dejara para América latina exclusivamente una sarta de mamadas fresas bobas q llaman “rock en tu idioma”…wharever.
    Las noticias, desde el Jacobo en Eco dije paso.
    Estoy de acuerdo, la alienación de las noticas, las series, las teve-NO-velas, los programas de concursos (mi estimado, la Academia no puedo ni verla de rojo ni en broma ni nada), los programas chistositos, quesqe, todo eso, es vomitivo, prescindible en la vida de una persona normal y totalmente desechable de la vida.
    Tampoco soy un acendrado dogmático anti tele, porque he visto programas “sueltos”, les digo yo, por q ni sé cómo se llaman, ni el canal, ni a q hora pasan, y son de viajes, de weyes conociendo el mundo, las culturas, de animales…lo q antes llamábamos “documentales”, no? y en ese momento aprendo, me aporta, me gusta, pues. Es una cosa q digo, órae, q padre q prendí la tele orita, y acabo de conocer algo nuevo, reforzar algo q mediosabía, etc. Una cosa bonita, pues.

    Ojalá tu abstinencia te lleve progresivamente a prescindir de lo que DOS personas mandan que se vea, sepa, sienta, escuche, piense, diga, ignore, use, compre, etc., en este país (Salinas y Azcárraga).
    Kill you idols, dice la canción.

    Ah, y en el radio hay opciones más plurales, críticas, abiertas y menos repetidoras de la tele (Healey es la Chupitos de las noticas, viejo -pa mí, al menos): están el Javier Solórzano en 12.90am L-V 6-9am, por increíble q parezca, el Jacobo en la 690am de 1-3pm, su hijo, pinche junior de toda la vida q luego me cae mal, pero ai pa pasarla, 1290am de 6-8pm, y varios más menos televisos, pero ora sí q como dijo el joto: ai tú…

  2. carmensabes dice:

    Estupendo blog, me haré adicta…no lo dudes…

    Besiños

1 Pings/Trackbacks para "30 Días Sin Televisión"
  1. […] « Sentimientos de Navidad 30 Días Sin Televisión […]