¿Qué Hacer si te Roban la Llanta de Refacción de tu Automóvil?

Cómo reponer una llanta de refacción

Robo de llanta de refacción

¿Qué puedo hacer si me roban la llanta extra de refacción de mi automóvil? ¿Cómo hago para reponer una llanta de refacción?

Desafortunadamente, en un país como México, todos estamos expuestos a ser víctimas de los amantes de lo ajeno, esas personas sin conciencia que viven como parásitos, alimentándose del trabajo de los demás. El robo de vehículos es uno de los delitos más frecuentes en el país y asimismo el robo de autopartes, como pueden ser llantas, espejos, copas (tapas de los rines), aparatos de sonido, etc.

El robo de una llanta de refacción puede llegar a ser un gran problema, particularmente si llegas a enterarte cuando una de tus llantas se ha ponchado (pinchado) en la carretera. Para evitar esta desagradable situación, es necesario revisar que antes de salir de viaje cuentes con todo lo necesario para una emergencia: llanta de refacción, cruceta, gato hidraúlido, linterna, cables para pasar corriente, luces de emergencia (luces muertas), extintor, etc.

Aún si te enteras oportunamente del robo de tu llanta extra o de refacción, resolver este problema puede ser un poco complicado, por varios motivos: costo, seguridad, confiabilidad del proveedor, etc.

Hace algún tiempo uno de estos rateros se llevó la llanta de refacción de la camioneta familiar, una Toyota Rav4. Este tipo de camionetas lleva la llanta de refacción en la parte externa de la puerta trasera, dentro de una especie de capucha de protección. A pesar de que esta cubierta tiene un dispositivo de seguridad, que en teoría no permite extraer la llanta de refacción sin abrir la puerta trasera; la realidad es que este puede ser violado fácilmente utilizando la fuerza bruta.

Después de superar la frustración inicial, me puse a considerar las opciones que tenía para arreglar el problema.

Seguro del automóvil. Lo primero que pasó por mi mente fue llamar a la agencia de seguros de mi carro esperando escuchar algún consejo o conseguir tal vez algún descuento para la reposición de esta llanta extra. El agente de seguros acudió para recibir el reporte de robo parcial, sin embargo me comentó que no podían hacer mayor cosa, ya que el robo de autopartes no es cubierto siquiera en las pólizas de seguro de cobertura amplia. Aparentemente existe algún tipo de pólizas que si lo cubre, aunque lógicamente son bastante costosas. Pensándolo bien, me parece bastante lógica la no cobertura de robo de autopartes, ya que seguramente muchos aprovechados estarían “perdiendo” frecuentemente diferentes partes de sus vehículos.

Llanta de agencia. El robo de una llanta es por supuesto mucho peor que solo ponchar el neumático o incluso destrozarlo al caer en un bache, ya que cuando se trata de un robo, también pierdes el rin (rim, parte metálica central). (Por cierto, me acabo de enterar que en realidad la llanta es la estructura metálica, conocida en México como “rin”. Ver: http://es.wikipedia.org/wiki/Llanta, y a lo que aquí llamamos llanta en realidad es el neumático o goma, como se conoce en otros países).

Así que mi segunda opción fue solicitar un presupuesto en la Agencia Toyota donde compré la camioneta. El presupuesto que me entregaron me dejó frio, ya que reponer la llanta extra de refacción tenía un costo superior a los $6000 pesos (unos 500 dlls), esto sin considerar la reposición de la cubierta protectora que resultó dañada. Este panorama resultaba muy poco alentador ya que era bastante posible que terminara pagando esa cantidad solo para que llegara otro ratero (o el mismo) a robarla de nuevo.

Llanta de Refacción usada o “de segunda mano”. Dado el alto precio de una llanta de refacción nueva comprada en la Agencia, decidí explorar otras opciones, aunque ciertamente no me agradaba la idea de terminar comprando mi propia llanta.

Visité algunas llanteras (en Hermosillo, México las llanteras son lugares donde arreglan neumáticos dañados) (en otros lugares de México son conocidas como “desponchadoras”). En la primera que visité me ofrecieron un rin usado de 16 pulgadas por sólo $250 pesos, pero ya que las llantas de mi camioneta son de 17 pulgadas, preferí seguir buscando.

En el tercer establecimiento que visité, pregunté por un rin de 17 pulgadas para una Toyota Rav4 y el responsable del lugar me informó que si lo tenía, por $1,500 pesos. Cuando le comenté que me habían ofrecido un rin de 16″ por $250, me respondió: “entonces cómpralo allá). Tratando de pasar por alto su comentario, le pregunte si podía mostrarme el rin de 17”, a lo cual respondió que tenían que conseguírselo. De hecho hizo una llamada a una persona que le confirmó que sí podía entregarlo. Con una actitud de sospecha, le pregunté de dónde le traían las llantas y él se limitó a decirme que el tenía un “contacto” que se las conseguía. Como sospeché que probablemente ese contacto conseguía sus llantas robándolas de otros carros, le respondí a esta persona que seguiría buscando opciones.

No creo que la solución fuera comprar la llanta robada de alguien más, ya que de esta forma estaría siendo parte de un perverso círculo vicioso, que finalmente terminaría perjudicándome más a mi o a mi familia. Lamentablemente conozco muchas personas cercanas que utilizan ese método para obtener “cosas baratas”.

Finalmente localicé una llantera donde sí tenían el rin original usado, aparentemente obtenido de un automóvil siniestrado (no tengo elementos para pensar otra cosa) el cual me ofrecieron por mil pesos. Terminé pagando $1,350 pesos por el rin y un neumático de segunda mano, suficiente para una emergencia. Después de probarlo en la camioneta lo instalé en la parte trasera. En ese mismo lugar me aconsejaron comprar un paquete de 4 tuercas de seguridad, las cuales conseguí en la tienda AutoZone por $150 pesos. Coloqué una de estas tuercas para asegurar la llanta de refacción y el resto en 3 de las otras llantas, quedando una sola llanta sin esta seguridad extra.

Estas tuercas de seguridad cuentan con una llave, necesaria para aflojarlas, sin la cual es muy complicado que un ladrón improvisado pueda extraer una de tus llantas. Por otro lado, utilizando la llave, es bastante sencillo retirarlas. Por supuesto es muy importante mantener esta llave en un lugar seguro dentro de tu auto, ya que en una emergencia puede resultar contraproducente si llegas a perderla.

En resumidas cuentas algunas de las cosas que aprendí con esta experiencia, son las siguientes:

  • Es necesario poner al menos un poco seguridad extra en mi automóvil.
  • Es muy importante contar con herramientas indispensables para viajar y revisarlas antes de salir.
  • Que me roben, no me da derecho a obtener mis cosas por la misma vía, por el contrario, eso solo empeoraría más las cosas.
  • Cada problema tiene una buena solución, que va de acuerdo con mis principios, si dedico un poco de tiempo en educarme sobre el tema.

Espero que esta experiencia pueda ser de utilidad para ti y te ayude a prevenir algún problema de este tipo.

Publicado en Dinero, Finanzas Personales, Nuestra Sociedad, Opiniones, Recomendaciones Etiquetado con: , , , , , , ,
7 Comentarios en “¿Qué Hacer si te Roban la Llanta de Refacción de tu Automóvil?
  1. daniel dice:

    buena historia y reflexiva en cuanto a no seguir con el circulo vicioso de compra venta de artículos, robados al final el esfuerzo resulto fructífero te salio en menos de 6mil o 1500 pesos . =)

  2. Gil dice:

    y venden candaditos para la tapa, ando buscando donde los ponen o los venden, ustedes saben??

  3. xyz dice:

    misma Historia de Hermosillo También, hoy me compre un r 16 y una llanta fea por 800 pesos. y el rata posiblemente vendió la mía sin uso en 200 pesos pa su droga…en fin tendremos que hacer la misma cosa de autodefensa en las colonias?

  4. en muchos casos lo único que se puede hacer es reportar el robo, lamentablemente muchos de estos desafortunados eventos no terminan del todo bien :(.

  5. CHEMA dice:

    MISMA HISTORIA., NO PUEDES HACER NADA